Matías Alcalde, representante ante el Consejo Chile California: “Para surfear una buena ola hay que caerse muchas veces”

Recién salido de la universidad, impulsó dos ONG: una en ayuda a los damnificados por el terremoto de 2010 y otra que buscaba impulsar social y económicamente a las comunidades costeras a través del surf. Esta última experiencia lo consagró como joven líder en 2013 y trazó su camino profesional ligado a causas sociales, medioambientales y tecnológicas.

“Visibilizar a las personas, otorgar liderazgos y trabajar en iniciativas inclusivas, constituyen uno de los motores que me mueven en este camino”

Cuando Matías Alcalde estaba por terminar Ingeniería Civil Hidráulica en la Universidad Católica, el país se remecía con el terremoto del 27 de febrero que afectó a gran parte de la zona centro sur. Cuenta que el sentido social siempre ha sido parte de su vida, por lo que no lo pensó dos veces y, junto a un grupo de amigos, impulsaron una ONG llamada Costa Sur, que buscaba ir en ayuda de las localidades ubicadas entre Cunaripe y Cobquecura, zonas afectadas por el fuerte sismo y posterior tsunami.

Luego de esa experiencia, Alcalde terminó la carrera y comenzó a trabajar en el sector empresarial, pero la inquietud social jamás la dejó de lado y, en paralelo, seguía trabajando en la costa de Chile impulsando GiveSurf, donde “identificamos liderazgos positivos para establecer programas sociales-deportivos-educativos en torno al surf. Este es un modelo que busca valorar al líder local y darle herramientas para trabajar en programas deportivos extracurriculares. Hoy abarcamos comunidades costeras en Arica, Mehuín, Pichilemu y Matanzas”, explica.

A juicio de Alcalde, ambas experiencias fueron formadoras en su vida profesional. Tanto así, que siguió a Nicholas Davis, presidente de EuroAmerica, en un proyecto ambicioso de construir un hotel de un piso, que no alterara el paisaje ni la naturaleza de Punta de Lobos, en la VI Región. Así, fue gerente general del Hotel Alaia y luego director, cargos que le dieron la posibilidad de observar de cerca lo importante que es para la comunidad de esa zona conservar el lugar.

Consciente de ello, Davis creó la Fundación Punta de Lobos, cuya misión es establecer un proyecto de conservación perpetua en el borde costero de Punta de Lobos y expandir este modelo para salvaguardar el borde costero de Chile, ONG donde Matías Alcalde fue director ejecutivo durante cuatro años.

“Existía en ese entonces -y todavía- una amenaza en Punta de Lobos por los proyectos inmobiliarios. Eso fue lo que me llevó a trabajar allá, donde viví por cinco años buscando dar una estructura a un sello colectivo que quería proteger el lugar”, explica.

Hoy, se encuentra viviendo en San Francisco, California, liderando la organización público-privada Chile California Council, que se dedica a fortalecer las relaciones entre Chile y California, en el punto de intersección entre la naturaleza, personas, ciencia y tecnología.

“Ha sido fascinante trabajar en un eslabón distinto, donde se une el sector público y privado, abriendo la cancha a otros temas también importantes de resolver, como la energía, el suelo, el agua. Cosas propias de mi profesión”, sostiene.

A sus 37 años, juntando todas sus experiencias laborales, el ejecutivo reflexiona sobre qué lo inspira al crear proyectos con impacto: “Visibilizar a las personas, otorgar liderazgos y trabajar en iniciativas inclusivas, constituyen uno de los motores que me mueven en este camino”, puntualiza.

“Tener fracasos es muy importante para probarse, ser resiliente (…) En ese sentido, hay muchas tomas de decisiones que son parte de la curva propia de aprendizaje y puntualizar en uno es difícil, siempre hay muchos mini fracasos”

-De todas esas etapas, ¿en cuál tuviste que tomar la decisión más difícil o más riesgosa?
-Cuando nos fuimos a Pichilemu, estaba recién casado e, incluso, fue en ese lugar donde tuvimos con mi señora a nuestras dos hijas. Fue una decisión importante trasladarse de región indefinidamente. Era de ese tipo de cambios que no sabes hacia dónde te lleva, pero que sabes y sientes que es lo correcto.
Luego de eso, estaba la oportunidad de salir del país con familia armada y todo y, sin duda, ambas fueron decisiones difíciles, pero bien tomadas, con mucha valentía.

-¿Durante este camino has tenido alguna lección o tropiezo que te dejara una marca profunda en tu vida profesional?
-Tener fracasos es muy importante para probarse, ser resiliente, observar cómo uno se levanta y se plantean objetivos. En ese sentido, hay muchos fracasos o tomas de decisiones que son parte de la curva propia de aprendizaje y puntualizar en uno es difícil, siempre hay muchos mini fracasos. Lo importante es entender que para surfear una buena ola hay que caerse muchas veces.

-Mirando en perspectiva, ¿cuál es la evaluación que haces de lo que ha sido tu carrera profesional?
-Ha sido una aventura porque he tomado caminos que no sé bien hacia dónde me llevan y me toca navegar en aguas nuevas muy recurrentemente. He tratado que todas mis experiencias se unan en un relato y para adelante, espero no perder esa senda de crecimiento experiencial.
Mientras sienta que es lo que hay que hacer y que estoy en el lugar correcto, generando un impacto -y además esté equilibrado con la familia-, está todo perfecto.

-¿Hacia futuro tienes algún sueño o algún plan para tu carrera?
-Me apasionan mucho las transformaciones que se requieren para unir lenguajes del trabajo público-privado. En ese sentido, me encantan los proyectos que estamos haciendo en Chile California Council porque se encarga de eso mismo y, además, visibiliza talentos de lo más abajo hasta la más alta esfera. Sin duda, cosas que me apasionan y que espero seguir trabajando en el futuro.

“He tratado que todas mis experiencias se unan en un relato y para adelante, espero no perder esa senda de crecimiento experiencial”

Fuente: jll.diariofinanciero.cl

Agroecología urbana: diseño de granjas urbanas ricas en biodiversidad, productivas y resilientes

La agricultura urbana (AU) ha surgido como una importante alternativa sostenible para mejorar la seguridad alimentaria en un planeta urbanizado. Si bien se ha estimado que la AU puede proporcionar entre el 15 y el 20% de los alimentos a nivel mundial, se cuestiona si acaso la AU puede contribuir significativamente al nivel de autosuficiencia alimentaria de las ciudades, debido a los bajos rendimientos alcanzados en la mayoría de las granjas urbanas existentes. La agroecología puede ayudar a mejorar el potencial productivo de la AU al proporcionar principios claves para el diseño de granjas urbanas diversificadas, productivas y resilientes. Aquí describimos los principios y las prácticas utilizadas en el rediseño de la agricultura urbana mediante: (a) aumento de la calidad del suelo a través de la mejora del contenido de materia orgánica y la actividad biológica que conduce a la protección contra patógenos y al uso eficiente de los nutrientes y el agua del suelo y (b) mejora de la sanidad vegetal a través del control biológico y la productividad vegetal a través de la planificación óptima de secuencias de cultivos y combinaciones.

Leer mas aquí.

¿Y después qué? Filantropía: un motor clave para la activación económica

 Revive lo mejor del sexto conversatorio del ciclo de webinar 2020 entre Chile y California.

La crisis que enfrentamos a nivel mundial nos ha llevado a repensar nuestro sistema económico y social en busca de las mejores formas para reactivar el desarrollo de forma más coherente con los procesos y ciclos ambientales. Ya hemos visto esto en el ciclo de conversatorios Chile California Council y Ladera Sur, “¿Y después qué? construyendo un planeta resiliente” y de cara a los desafíos que trae el futuro reunimos a diversos profesionales del mundo de las empresas y la filantropía para conversar respecto a las posibilidades de las entidades privadas de aportar y dar soluciones a problemas públicos. ¿Puede ser la filantropía un motor clave para la reactivación económica? Te invitamos a leer el resumen y ver el video de este inspirador encuentro.

Este miércoles 14 de octubre se realizó el quinto conversatorio del ciclo  “¿Y ahora qué? construyendo un planeta resiliente” llamado Filantropía, motor clave para la activación económica, en esta ocasión nos reunimos con el director ejecutivo de la Fundación Marisla y co fundador Oceana, Herbert Bedolfe, la economista, gerente general de Filantropía Cortés- Solari e integrante de la Red de Filantropía Ambiental, Patricia Morales,  y el director ejecutivo Corporación Amigos de los Parques, Eugenio Rengifo, para conversar y reflexionar respecto a la filantropía y los desafíos que vienen a futuro en materia ambiental. 

¿De qué se trata la filantropía? ¿Cómo puede ayudar a reactivar las economías luego de un año tan acontecido como el 2020? Esas fueron algunas de las preguntas que respondieron los destacados invitados. Para Bedolfe, esto no se trata de dinero, sino de estar al servicio de causas y lo que necesitan las personas. En un contexto de crisis ambiental una dedique a apoyar iniciativas ambientales, se vuelve aún más necesaria. “Es ponerse al servicio de otros. Una responsabilidad ciudadana con la comunidad”, expresó el empresario.

En rigor, filantropía significa, “amor por la humanidad”, pues viene del griegos “philos”, amor, y “anthropos”, humano. Rengifo utiliza esta definición para ampliarla al amor y cuidado a la naturaleza, pues es imposible que prescindamos de ella para poder vivir. “Sin naturaleza no hay hombre, no hay humanidad, no hay actividad humana posible”, señaló el director de Amigos de los Parques. 

En cuanto a Chile, en el marco del contexto político que vivimos actualmente y las próximas votaciones en el plebiscito por una nueva constitución, Patricia Morales, señaló que esto era una ventana nueva de cambiar nuestra visión país. “Es importante relevar el rol de los privados (…) también están llamados al desarrollo de las políticas públicas a través de la filantropía”, explicó la economista. 

Morales señala que en Filantropía Cortés-Solari, definen este término como  “acciones de privados de utilidad pública”, en ese sentido enfatiza que hace falta en Chile una institucionalidad que potencie la participación de privados en temas públicos, en concordancia con lo que hace el Estado y necesita la sociedad civil. “No solo el Estado puede hacer acciones en términos de política pública, sino también otros agentes, y juntos aún más”, dice Morales, para ello, es importante mejorar el marco regulatorio en cuanto a la  ley de donaciones y, asimismo,  resolver las dudas que surjan de esto a los actores involucrados.

“Cada uno está llamado a tomar la bandera de su pasión, amor, causa local. Y eso puede ser a través de recursos donados, tiempo, conexiones, una serie de acciones que pueden ser más poderosas que el mismo dinero”, señaló Rengifo, quien coincide con Bedolfe en el sentido de que la filantropía no solo se trata de apoyo económico y que puede realizarse por todo tipo de entidades privadas, no solamente aquellas que cuentan con grandes recursos. “Cada uno está llamado a aportar”, señaló.

“Somos un laboratorio natural único, con riquezas naturales únicas, pero a la vez tenemos un modelo económico que es muy extractivo en términos de recursos naturales», señaló Morales, quien recalcó la necesidad de migrar hacia un modelo que otorgue servicios en otras industrias que sean menos extractivas.

“Trabajando juntos las cosas salen mejor”, dice Bedolfe, quien remarca la importancia de la colaboración entre las comunidades y las instancias públicas y privadas para superar en conjunto problemáticas sociales. Nadie queda fuera de esto, pues todos tenemos una labor que cumplir por pequeña que sea, ese es el llamado que nos entregaron nuestros invitados.

Durante toda la conversación se intercambiaron diferentes visiones y perspectivas desde las experiencias de los invitados. En todas coincidieron en relevar el rol de la filantropía para la solución y desarrollo de las comunidades, sobre todo en un contexto de crisis política y ambiental en que todos estamos llamados a actuar ¿Quieres aprender más de esto? Revive este interesante encuentro aquí y no te pierdas los próximos encuentros de Ladera Sur y Chile California Council.

Incendios en California 🔥

Conversamos con Helen Lopez, Assistant Director, International Affairs @cal_oes y consejera del #ChileCaliforniaCouncil sobre los incendios en California y cómo se puede preparar Chile para el verano que se acerca.

Ver video.

«Mellizos transhemisféricos»: lo que Chile podría aprender de los incendios en California

Chile y California son lo que se conoce como «mellizos transhemisféricos», ya que comparten una serie de elementos similares que van desde la geografía a la economía. A eso se suma que ambos tienen dos de las cinco zonas del planeta donde reina el clima mediterráneo.

El Chile California Council es una organización binacional con sede en San Francisco que busca promover relaciones mutuamente beneficiosas y el intercambio de conocimientos entre ambos territorios en los sectores público y privado.

En esa línea, desde la ONG afirman que nuestro país podría aprender mucho de la actual crisis que atraviesa esa zona.

Lo anterior debido a los incendios descontrolados que han consumido más de dos millones de hectáreas y emitido 83 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, según los datos del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Medio Plazo.

A juicio de Matías Alcalde, representante de la instancia, la situación de California ahora nos podría enseñar y ayudarnos a prepararnos de cara a la primavera y verano, estaciones en las que Meteorología ya ha alertado que habrán pocas lluvias.

“La situación que se vive en California producto de los incendios es realmente preocupante y lamentable. Geográficamente Chile es muy similar a este Estado, uno de los más golpeados por esta tragedia”, partió Alcalde.

“Por esto es importante observar con atención que se está haciendo y qué se podría hacer mejor tanto para prevenir como para detener eventuales incendios forestales durante el verano que está a la vuelta de la esquina en Chile”, agregó.

Y eso se enmarca en un periodo donde las temperaturas han registrado máximos históricos, con ondas de calor que han producido que los bosques se sequen anticipadamente, lo que sumado a la mega sequía hace que los incendios lleguen antes de lo esperado.

“La ciencia toma un rol fundamental para un debido manejo orientado hacia la prevención de fuegos, como también la coordinación entre el sector eléctrico, forestal y de las distintas agencias de emergencia para poder comprender mejor estos fenómenos que aumentan con el cambio climático”, finalizó.

Chile y California son lo que se conoce como “mellizos transhemisféricos”, ya que comparten elementos similares como clima, cordones montañosos y actividades productivas, por lo cual se pueden establecer paralelos y obtener conocimiento sobre fenómenos y medio ambiente entre otros temas.

Sumado a ello, tienen dos de las cinco zonas del planeta donde reina el clima mediterráneo.

Chile California Council

Fuente: biobiochile.cl

«Mellizos transhemisféricos»: lo que Chile podría aprender de los incendios en California

Chile y California son lo que se conoce como «mellizos transhemisféricos», ya que comparten una serie de elementos similares que van desde la geografía a la economía. A eso se suma que ambos tienen dos de las cinco zonas del planeta donde reina el clima mediterráneo.

El Chile California Council es una organización binacional con sede en San Francisco que busca promover relaciones mutuamente beneficiosas y el intercambio de conocimientos entre ambos territorios en los sectores público y privado.

En esa línea, desde la ONG afirman que nuestro país podría aprender mucho de la actual crisis que atraviesa esa zona.

Lo anterior debido a los incendios descontrolados que han consumido más de dos millones de hectáreas y emitido 83 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, según los datos del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Medio Plazo.

A juicio de Matías Alcalde, representante de la instancia, la situación de California ahora nos podría enseñar y ayudarnos a prepararnos de cara a la primavera y verano, estaciones en las que Meteorología ya ha alertado que habrán pocas lluvias.

“La situación que se vive en California producto de los incendios es realmente preocupante y lamentable. Geográficamente Chile es muy similar a este Estado, uno de los más golpeados por esta tragedia”, partió Alcalde.

“Por esto es importante observar con atención que se está haciendo y qué se podría hacer mejor tanto para prevenir como para detener eventuales incendios forestales durante el verano que está a la vuelta de la esquina en Chile”, agregó.

Y eso se enmarca en un periodo donde las temperaturas han registrado máximos históricos, con ondas de calor que han producido que los bosques se sequen anticipadamente, lo que sumado a la mega sequía hace que los incendios lleguen antes de lo esperado.

“La ciencia toma un rol fundamental para un debido manejo orientado hacia la prevención de fuegos, como también la coordinación entre el sector eléctrico, forestal y de las distintas agencias de emergencia para poder comprender mejor estos fenómenos que aumentan con el cambio climático”, finalizó.

Chile y California son lo que se conoce como “mellizos transhemisféricos”, ya que comparten elementos similares como clima, cordones montañosos y actividades productivas, por lo cual se pueden establecer paralelos y obtener conocimiento sobre fenómenos y medio ambiente entre otros temas.

Sumado a ello, tienen dos de las cinco zonas del planeta donde reina el clima mediterráneo.

Chile California Council

Fuente: biobiochile.cl